CORMA y MOP desarrollan acción pionera en mantención de caminos públicos secundarios en La Araucanía

El acuerdo ha permitido realizar mantenciones o mejorías a 550 km por año, totalizando 4.400 km en 8 años de vigencia de esta alianza, cifra que supera la distancia en Arica y Punta Arenas.

Caminos de ripio y puentes donde opera el sector forestal sometidos a mantención preventiva, la entrega de caminos en iguales o mejores condiciones a las que fueron recibidos y la próxima publicación de un Manual de Buenas Prácticas, son algunos puntos del acuerdo que desde el 2011 mantiene CORMA y el Ministerio de Obras Públicas, el que está orientado a los caminos públicos secundarios  en la Región de La Araucanía y que se ha constituido como un referente en su tipo en Chile.

De cerca de 308 reclamos de la comunidad en 2012 han bajado ostensiblemente a 42 en 2018, lo que demuestra resultados tangibles de esta acción. En promedio, el acuerdo ha permitido realizar mantenciones o mejorías de 550 km de caminos públicos de ripio donde transitan camiones forestales, totalizando en 8 años del acuerdo más de 4.400 km, cifra que supera largamente la distancia en Arica y Punta Arenas.

El gerente regional de CORMA, Marcelo Bonnefoy, señaló que “ahora se busca desarrollar  en terreno un monitoreo de los caminos, que evalúe el cumplimiento de lo indicado en el acuerdo. Además, el Manual de Buenas Prácticas, será consensuado por los integrantes del acuerdo, que reflejará las acciones voluntarias sugeridas a las empresas tanto en mantenimiento de los caminos, como en el transporte de maderas”.

Por su parte, Rodrigo Toledo, director de Vialidad Región de La Araucanía, dijo que “en estos 8 años ha habido un aprendizaje mutuo con experiencias exitosas en donde la coordinación alcanzada ha permitido cumplir los objetivos propuestos, pero también, aunque en menor cantidad, otras en que por una u otra razón se han generado inconvenientes en la población”.

Agregó que “la Dirección Regional de Vialidad le da una alta importancia a la comunicación con el sector forestal asociado a CORMA, valorando significativamente los trabajos en pos del buen uso de los caminos secundarios que se realizan. Esto ya que entiende perfectamente que el sector forestal es parte de la cadena de valor productivo de la Región y, en esta cadena, nadie debería estar al margen de compartir las responsabilidades del buen uso de los caminos públicos de nuestra red vial”.

Como parte de este convenio, el grupo de empresas aporta anualmente recursos de acuerdo a la necesidad de mantenimiento observada y además se comparte la información de transporte de maderas en periodos de tiempo con el MOP, contribuyendo a un uso eficiente de los recursos públicos y privados.

El presidente del Convenio CORMA-MOP y gerente de operaciones de Bosques Cautín, Marcelo Neculmán, manifestó que “el principal objetivo planteado y cumplido, fue minimizar los riesgos y molestias que puedan generar los camiones, tanto a los vecinos de los caminos públicos secundarios como a quienes transitan por ellos”.

Por otro lado, el secretario técnico del Grupo de Caminos y Transporte Forestal, Christian Pérez, dijo que “el aprendizaje ha sido positivo. En algunos lugares pasamos de la oposición absoluta de las comunidades al transporte a que hoy se sientan a gusto y conforme con la actividad, producto que el mejoramiento del camino pasó a ser de un estándar intransitable en invierno a un estándar transitable todo el año”.

Las acciones que se han cumplido se han centrado en la entrega de los recursos de mantención necesarios para que los caminos estén en condiciones de transitabilidad iguales o mejores que al inicio del período. Además, cada verano se aplica a los caminos que se determine, supresores de polvo o riego con agua en los tramos con agrupaciones de casas, escuelas, postas y sedes sociales.

Cada chofer está acreditado por CORMA y se vela por capacitarlos en forma permanente en actitud segura. Los camiones portan un GPS para no superar los 25 kilómetros por hora en sectores poblados.

El peso por eje está regulado y, en caso de transitar sin carga, el carro va remontado para mejorar la seguridad del camino. Igualmente, se fomenta que los fletes se realicen, en lo posible, en horario nocturno. En caso de lluvia, se disminuye la intensidad del flujo de camiones para no afectar la transitabilidad de vehículos menores en estos caminos.

LOS VECINOS

Algunos usuarios de estos caminos rurales compartieron sus testimonios, como es el caso de Ariel Chicao, quien es vecino del camino S-210. “Acá se puede transitar sin problema todo el año, no es como en el sur que en invierno los ríos cortan el camino. El camino está bueno, mejor que el de nosotros”. En la misma ruta, Raquel Lara valoró la accesibilidad que pueden tener. “Nada qué decir, la Forestal tiene impecable los caminos. Aquí nosotros subimos en nuestro autito chico sin problemas, en el verano no más se complica el tema del polvo porque es harto, como tenemos la casa muy cerca del camino nos llega harta tierra”.

En el sector 8 Puentes, camino S-90, Iselda Leiva, en consulta por los accesos, mantenimiento de los puentes y el estado del camino, planteó que es muy bueno lo que hacen. “Porque de lo contrario, nosotros no tenemos recursos para mantener un puente, menos para reconstruirlo. Ellos nos ayudan mucho con esto de lo contrario tendríamos que salir por el vado que está en el camino más al sur”. En el mismo sector, José Leiva, quien visitó a su familia tras varios años radicado en la zona central, valoró los accesos y el estado del camino. “El estado del camino está espectacular, venia medio perdido porque cosecharon y me cambiaron algunos puntos de referencia, algunos puentes quedaron muy altos, pero pasando con cuidado el auto no topa abajo. Están rebuenos eso sí, antes era muy difícil salir de aquí”.